La vida es un gran caleidoscopio donde aparecen constantemente imágenes y situaciones, que no volverán a repetirse. Cada persona interpreta de manera diferente cada una de las vistas que allí aparecen, de acuerdo a lo que en su subconciente está programado. Algunas personas , se contentan con lo que se muestra a través de ese pequeño orificio. Otros,( los más curiosos), desarman ese caleidoscopio para entender qué se esconde en su interior.

viernes, octubre 27, 2006

La escuela debería ir a la escuela


Soplan saludables vientos de cambio en una de las más prestigiosas escuelas de la ciudad. Me refiero a la Escuela Normal Nº1,(ex Liceo Nicolás Avellaneda), la cual elegí para la formación de mis hijos, y en la cual me encuentro circunstancialmente colaborando en un proyecto artístico.
El prestigio de la escuela, se vio recientemente afectado debido a la incongruente
actitud de una de sus profesoras, quien decidió judicializar un conflicto con un alumno, en lugar de buscar una solución a través del diálogo en los límites de la institución.
Esta historia, apareció en todos los medios de comunicación, generando amplia polémica, intervieniendo en el, el ministerio de educación de la provincia.
Todo lo ocurrido, por fortuna, finalizó de la mejor manera:

- La rectora del establecimiento fue relevada de su cargo, entre otras muchas cosas, por demostrar su incapacidad como mediadora en este tipo de coyuntura.

- El cargo vacante, fue ocupado por una persona que realmente está a la altura de las circustancias, una mujer de excelente trayectoria, querida por todos, que trabaja en serio, absolutamente comprometida con la problemática de la escuela, y que no necesitó de ninguna catapulta para arribar allí, sino que lo hizo por mérito propio.
Su nombre es Teresa Scaravaglione.

- La profesora Ana María Degano, había tomado una licencia, por un supuesto estado depresivo que le generó su exposición mediática,(?). No obstante, aparentemente la misma ya ha finalizado. Realmente es atemorizante,que esta persona vuelva, como si nada hubiera ocurrido, sobre todo considerando su paupérrima estabilidad emocional, hecho destacado inclusive, por la propia ministra de Educación.

Todo esto, me ha movido a reflexionar acerca de cómo debería ser la escuela que deseamos.
Por no extenderme demasiado, ya que seguro hay acuerdo general en temas fundamentales,me permito señalar algunas cosas que al menos yo, veo de esta manera:

- Se habla más de calidad de la enseñanza, que de calidad de aprendizaje.
- Aprender a la fuerza, hace el aprendizaje odioso y detestable.(un buen docente, sabrá llegar al alumno por caminos alternativos).
- No sólo debería la escuela, preocuparse por los resultados académicos. La justicia, equidad y los derechos humanos, son valores cuya importancia para el desarrollo de personas de bien, ameritan tener tratamiento en la misma.
-Intentar formar en el alumnado, una comunidad crítica,analítica, reflexiva,que fije posición.Estas serán las generaciones del mañana.
-No olvidemos que de una mejor escuela, surgirá un país mejor.


Adjunto a este post, la carta que será elevada a la nueva rectora del establecimiento, para lo cual solicitamos a los padres de los alumnos que estén de acuerdo con sus términos, que por favor pasen a firmar por la fotocopiadora “La Nueva Plaza” Entre Ríos 1121 (Te:4491808) de lunes a viernes de 8 a 19 hs y sábado de 830 a l2.30 hs en lo posible dentro del transcurso de la semana. Preguntar por Silvia Quinteros (mamá de Jerónimo Feresín de 3º 3ª.).


Escuela Normal Nº l
Dr. Nicolás Avellaneda
Prof. Teresa Scaravaglione
Presente

De nuestra mayor consideración:
Nos dirigimos a Ud. y por su intermedio a la autoridad ministerial, a fin de hacerle conocer la preocupación que en nuestro carácter de padres nos provoca la finalización de la licencia solicitada por la profesora Ana María Degano.
La falta de conocimiento por nuestra parte del trámite impuesto por la autoridad referidos a los acontecimientos provocados por la docente que son de público conocimiento –contemporáneo al relevamiento de la Rectora del Establecimiento- nos coloca en una situación de inseguridad y malestar con respecto a sus futuras funciones dentro de la escuela.
Habiendo conocido a la docente a través de sus expresiones vertidas en los medios masivos de comunicación de nuestra ciudad, los que se repitieron en todo el país, compartimos las opiniones vertidas por la señora Ministra de Educación de la provincia en cuanto a la gravedad de la situación provocada por la docente.
Personas que puedan judicializar problemas estrictamente de orden escolar, demuestran claramente la imposibilidad de hacerse cargo del proceso de enseñanza-aprendizaje para lo cual se han designado.
Por todo esto es que solicitamos, a la brevedad posible una reunión con los padres firmantes en un horario que permita la concurrencia de la mayoría de los mismos interesados en el tema.
Nos mueve a este pedido, el velar por el derecho ineludible de nuestros hijos a ser educados en un ambiente que propicie vínculos igualitarios, respetuosos y solidarios que los favorezcan en la aventura de crecer.
Sin otro particular, hacemos propicia la oportunidad para saludarla muy atte.

3 comentarios:

Wexen dijo...

Desconozco gran parte de los acontecimientos, pero me gustaría opinar un par de cosas.

A mí me enseñaron de pequeño que la función de la escuela es instruir a los niños, no educarlos. La educación corre por cuenta de los padres.

No sé si allí estará ocurriendo como aquí, donde cada vez se hace más necesario que ambos padres trabajen, por lo que, cuando el niño llega a casa de la escuela, no hay nadie, y es la televisión la que lo educa, o internet, si dispone de conexión.

Visto así, falla algo, pero el qué. ¿Deberían las escuelas añadir la educación entre sus funciones? ¿O deberían los gobiernos mejorar la situación social para que no hagan falta dos sueldos para mantener a una familia?

De todas formas, no sé si allí sí consideran que una escuela debe aceptar la eduación entre sus responsabilidades, por lo que mi comentario es válido, en principio, para España.

Espero que le vaya mejor a la escuela ahora que hay un nuevo cargo al frente.

Silvia Macario dijo...

A mi me parece que la escuela debe hacer ambas cosas.Instruirlos y colaborar a educarlos junto con los padres.Y ahora, que la familia muchas veces está desintegrada, o no, pero con ambos padres trabajando, más aún.
Creo que es fundamental para un proyecto de país en serio. Lo peor que podría pasarnos es que el sistema educativo fuese un medio
para que empeoraran los pueblos. No nos olvidemos, que fueron médicos muy bien formados, ingenieros muy bien preparados y enfermeras excelentemente adiestradas los que diseñaron las cámaras de gas en la que murieron millones de seres humanos en la segunda guerra mundial como para poner un ejemplo...
Creo que impartir ética, debería ser una función de la escuela. No todo el mundo tiene la suerte de tener padres "educados".La escuela, debería ser el eslabón sano, que le falta a esa cadena, para que esta no se corte.
Por supuesto, considero que es primordial educar ante todo con el ejemplo.
Ese es el principal motivo de hallar tan positivo este cambio en esta escuela en particular.

Anónimo dijo...

En los últimos días, la noticia de que la Prof. Ana María Degano había iniciado acciones judiciales al alumno Juan Pablo Calandria trascendió rápidamente en los medios locales y nacionales, ya que se trata de una medida inédita en el ámbito educativo.

No vamos a reiterar los hechos que ya son de público conocimiento (http://www.lacapital.com.ar/2006/09/21/ciudad/noticia_328114.shtml) y que afortunadamente terminaron con la mediación del Colegio de Abogados que logró un acuerdo entre las partes y el retiro de las demandas.

Tampoco vamos a opinar sobre la docente que, si bien tiene una larga trayectoria en nuestra escuela, no ha sido profesora nuestra. Lo que sí nos interesa es analizar la situación que aquí se planteó y que ha generado tanto malestar: la falta de diálogo y de gestión adecuada para la resolución de un conflicto en la escuela.

Creemos que las autoridades deberían haber tomado cartas en el asunto ya que esto forma parte de sus obligaciones, y que el conflicto se agravó aún más por acciones que nos parecen exageradas llevadas a cabo por la profesora.

Nos sentimos profundamente afectados ya que, como consecuencia de los desaciertos de unas pocas personas, la escuela ha resultado desprestigiada demostrando que es incapaz de resolver un conflicto entre un docente y un alumno, y mostrando una imagen institucional debilitada por la discusión en los medios sobre profesores autoritarios, alumnos agresivos y directivos ausentes.

Esperamos que esta lamentable situación no ponga en tela de juicio las cualidades que tiene nuestra escuela que, aún con problemas edilicios y presupuestarios, nos ofrece una buena preparación con intensificación en lenguas vivas. Confiamos en que este momento crítico sirva para mejorar la relación entre los miembros de la comunidad educativa y que del diálogo respetuoso surja el compromiso que se necesita para resolver los problemas en conjunto. Por ejemplo, los alumnos reconocemos que tenemos que estudiar más, pero también esperamos que los docentes y superiores revisen los programas de estudio para adecuarlos a las necesidades que demanda la sociedad actual, ya que mientras algunos contenidos se repiten año tras año otros apenas se tratan, y además sería interesante que pudiéramos proponer temas de nuestro interés relacionados con las asignaturas que tenemos.


Sabemos que, con el esfuerzo y el compromiso de todos, podemos construir la escuela que todos queremos, un lugar donde se pueda aprender desarrollando una actitud crítica y participativa, y por sobre todo donde podamos formarnos como personas íntegras, concientes de nuestros derechos y obligaciones, es decir, capaces de consolidar una verdadera sociedad democrática.

Alumnos de 2º 5ª, 2006



Acordamos con los conceptos expresados por nuestros alumnos, quienes demuestran con sus opiniones que una situación crítica puede ser una valiosa oportunidad para reflexionar y analizar propuestas superadoras. Invitamos a los lectores a imitarlos y exponer sus opiniones de manera constructiva.



Profesoras L.Caballero, M.D’Ottavio y Ma.A.Mogetta